top of page
  • Foto del escritorMovimiento de Oración por los Sacerdotes

45 segundos de emoción. Un joven sacerdote recién ordenado se abrazó a su madre

Cuando vi este video por primera vez, sentí un nudo en la garganta y el corazón, aunque no pronuncian ni una sola palabra. No tenían que hacerlo. Aquí, los gestos y las emociones hablan más fuerte y más alto. Es el vínculo entre madre e hijo. Sacerdote recién ordenado y madre de ese sacerdote. Los verás a continuación:

@Sachinettiyil | Twitter

La cámara captó el momento en que el joven sacerdote brasileño abrazaba a su madre tras ser ordenado.


Recuerdo mi sorpresa cuando, después de decir la fórmula de la boda, me di cuenta de que me convertí en esposa, que tenía un marido. El juramento en sí duró tal vez dos minutos. Eso fue todo, fue suficiente. Unas frases que cambiaron toda mi vida futura. No solo la mía. ¡El poder del sacramento!


Este fue el caso de este chico que en pocos minutos, tras unas frases del obispo, se convirtió en sacerdote. Cambió toda su vida futura. Y no solo la suya.


Lo que sucedió a continuación se registró en esta breve grabación. 45 segundos llenos de contenido. No puedo pasar por esta grabación con indiferencia. Me toca mucho el corazón.

Aquí está la grabación mencionada:


¡Qué momento tan emotivo! Un sacerdote brasileño recién ordenado llora de alegría después de impartir bendiciones a su madre.

Madre del sacerdote

En la grabación vemos a un joven. Está muy emocionado, acaba de ser ordenado sacerdote. Frente a él está su madre, una cabeza más baja que él. Se acerca con gran entusiasmo para bendecirla, por primera vez en su vida. Pero su madre le toma las manos, lo besa, lo limpia con un pañuelo, como si quisiera llevarse esta bendición para más tarde. Finalmente, las manos libres del hijo llegan a la bendición, y la madre hace la señal de la cruz. Después de eso, el chico inesperadamente emocionado rápidamente abraza a su madre. Y así ambos quedan fundidos en el abrazo, el tiempo se congela.


Me da un escalofrío cuando lo miro. Los momentos en que mi pequeña hija necesitaba abrazarse, esconderse en mis brazos, llorar ante mis ojos. No puedo describir lo que sentía mi corazón de madre entonces. Quizás diré demasiado emocionada que esto es para lo que fui creada…

Pero volvamos al vídeo. ¿Hay un diálogo entre nuestros héroes? No lo sabemos. Tal vez un corto «mamá», «hijo»… Ya no es para nuestros oídos. Y también lo que estos dos corazones están experimentando actualmente: orgullo, alegría, miedo a lo desconocido… ¿Confianza en Dios? El amor está ahí seguro. El amor de un hijo por su madre. Entre la madre y su hijo, quien, a pesar de que hace tiempo que se ha independizado, todavía encuentra consuelo en sus brazos.


Maria Ziółkowska-publicado el 29/06/22-Aleteia

184 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

コメント


bottom of page