top of page
  • Foto del escritorMovimiento de Oración por los Sacerdotes

Sacerdote asesinado: un ex preso dice que fue como un padre para él en prisión

El sacerdote fue asesinado hace dos años por un vagabundo al que estaba ayudando. Fue un asesinato atroz que conmocionó mucho al público, que conocía el buen corazón del sacerdote. Acaban de aparecer testimonios inéditos sobre él que dan idea de su grandeza humana y sobrenatural.

Zef Karaci llama al padre Roberto Malgesini «un santo» que fue como un padre para él durante su encarcelamiento, brindándole consejos espirituales y haciéndole más llevadera su estancia entre rejas.

Zef conocía muchas anécdotas inéditas sobre su amigo «el padre Roby», como lo llamaba cariñosamente y así lo cita en su libro Fr. Roberto Malgesini (actualmente solo disponible en italiano).

Arresto y detención de Zef Zef estaba preso en la ciudad de Como. «Vengo de Albania y terminé en la cárcel a los 22 años. Es una edad muy difícil (estar en la cárcel), no porque haya una mejor edad para terminar en la cárcel, pero eso fue lo que me pasó. Elecciones de vida equivocadas, malas amistades… No lo digo para justificarme, es solo para describir un poco esa situación».


El padre Roberto.Diocesi di Como

«Solo tenemos que agradecer al Padre Eterno» Para él, el padre Roberto Malgesini «fue un santo. Ninguno de nosotros puede describir completamente a un santo, simplemente porque un santo, como lo fue él, ¡es un misterio, hecho por Dios para Dios! Por eso solo tenemos que agradecer al Padre Eterno por dárnoslo, por dejarnos conocerlo.»

Su último encuentro con el padre Roberto En su libro, Zef habla de la última vez que vio al padre Roberto, dos días antes del asesinato. «Eran alrededor de las 9:30 am del domingo 13 de septiembre de 2020, la última vez que vi y me reuní con el padre Roberto. ¿Quién hubiera dicho que sería la última vez?.»

El padre Roberto Malgesini fue a celebrar la Misa, reemplazando al capellán de la cárcel.

«Recuerdo que, cuando lo saludé por la mañana, me pidió que organizara las lecturas para la Santa Misa: Primera Lectura, Salmo Responsorial, Segunda Lectura y Oración de los Fieles. Inmediatamente encontré a cuatro muchachos, y también organicé los himnos para la liturgia (que terminaron muy desafinados, porque debido al COVID, los que solían tocar los instrumentos -voluntarios externos- no habían tenido acceso a la prisión). Antes de comenzar, mientras esperábamos que los hombres de todas las secciones de la prisión bajaran a la iglesia, comencé a bromear, ya que el padre Roby y yo estábamos acostumbrados a hacerlo.»

Zef le preguntó al sacerdote «muchas cosas; actualizaciones, especialmente sobre la situación dramática de la pandemia, que estaba matando a tantas personas. Luego, la pregunta de las preguntas, la extraña que hace temblar el corazón: ‘¿Cómo está, padre Roby? ¿Está feliz?’ Y él, como siempre, con la tranquilidad y humildad que lo caracterizaba, me respondió: ‘Zef, estoy genial, estoy feliz y estoy muy cerca de Dios’. Entonces, le pregunté si había tenido que lidiar con el covid. Él respondió: ‘¡El covid no puede hacerme nada! Se necesitará algo completamente diferente para detenerme. ¿Quién me matará?’. Llevaré esa frase conmigo para siempre”.

«Tenía razón… Entendí esto solo unos meses después», agrega Zef, «cuando comencé a recibir cartas de tanta gente, escribiéndome sobre el padre Roberto, hablándome del bien que había hecho por ellos. Muchos de quienes lo conocieron no se dieron cuenta de la grandeza de este hombre.»

Un instrumento de ternura El libro incluye un comentario sobre el padre Roberto Malgesini por el padre Giovanni Milani, capellán de la prisión de Como de 2004 a 2017:


«Durante 10 años, el padre Roberto me ayudaba a ser instrumento de ternura y llevar luz y esperanza a la prisión, todos los miércoles y viernes», explica el padre Giovanni, «pero también varios domingos y en momentos importantes como Navidad y Semana Santa, se disponía a pasar tiempo tras las rejas para reunirse, hablar y conocer a los presos y llevarles misericordia. Fue de gran ayuda, y puedo decir con seguridad que su mirada atravesaba los barrotes de las celdas para entrar en el corazón de las personas. Llamo al padre Roberto un sacerdote para todos. Vivió el Evangelio con estilo de sencillez en la grandeza del don de la misericordia”.

Un sacerdote que fue al otro lado de los barrotes «Entró dentro de los muros de la prisión», dijo el padre Giovanni, «al otro lado de los barrotes de hierro de cada celda, donde las oraciones parecen ser mudas e inaudibles: es allí donde permitió que los prisioneros experimentaran la ternura de Dios. Donde hay mayor conciencia de error, donde abunda el pecado, la misericordia es más visible


Gelsomino del Guercio - publicado el 30/01/23

Tomado de Aleteia

57 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


bottom of page